Abel Resende twitter//
Limpiar culos
abel_resende_twitter_limpiar_culos.jpg

La primera vez que limpi� un culo yo ten�a 33 a�os y el propietario del culo ten�a una semana de vida. Acordon� la zona como un t�dax primerizo: todo el mundo lejos, pensaba, que nadie diga que no lo advert�, atr�s, atr�s. Y nos quedamos los tres solos: el culo, el beb� y yo.

Hubo m�s veces. Hubo m�s culos . Pero en esto de limpiar culos pasa como con las salas de cine de antes: aquello que aparece est� muy oscuro, huele distinto, suele haber p�blico como en el d�a del espectador. Y cuando termina, s�lo por haber estado t� ah� hora y media larga, hay una salva de aplausos desde el patio de butacas.

Abel Resende

Digamos que la vida arranca m�s o menos cuando te limpian el culo con mucha gente contenta delante y comienza a declinar cuando te lo tienen que limpiar en silencio y a solas.

El pa�al como puerta de entrada . Y tambi�n de salida

(…)

La aclaraci�n viene al caso porque -en tiempos de influencers , m�sters y meritocracias varias- una auxiliar de enfermer�a llamada Rebeca Vicente ha reivindicado su trabajo de “limpiar culos”. Existen trabajos mejor remunerados . M�s vistosos. Con m�s gloria medi�tica. Pero absolutamente ninguno m�s importante que el de Rebeca

No conozco a Rebeca pero conozco a Teresa T. Teresa T. trabaja en una residencia de ancianos de Carabanchel y se ha criado en las mejores manos: las de su padre mayor, sosteniendo a su madre en el ba�o y duch�ndola, enferma de Alzh�imer.

Me contaba el jueves que hay muchos que -despu�s de lavarlos y de peinarlos, despu�s de darles crema, despu�s de hacerles las camas y aire�rselas- quieren besarle las manos

Son esas manos calladas las que hacen mejor un pa�s y no las que se posan solemnemente sobre una Constituci�n. Las manos mal pagadas que limpian culos no aprietan un bot�n rojo y fat�dico, no firman despidos ni aprietan un gatillo . Las manos que huelen a lej�a no traicionan ni tapan bocas. Las manos que hacen esa magia y esos prodigios son manos que llegan justas a fin de mes. Y tienen los padrastros mordidos

Yo una vez tuve esas manos -ten�a 33 a�os- que le he visto a mi madre con 75. Ojal� sepa distinguir que hay varios tipos de mierda. Y que s�lo una apesta

“Lo dif�cil de vivir es vivir d�ndonos cuenta”, escribe Jes�s Montiel en Notas a pie de instante

Y tambi�n: “Estar delante de un milagro y no verlo, eso pasa a diario”

About

Categories: Xbox