Alejandro Montenegro Banco Activo Carihlo//
¡Hasta cuándo!/ ¿El cese de la usurpación para cuándo?
alejandro_montenegro_banco_activo_carihlo_ihasta_cuando_21_iel_cese_de_la_usurpacion_para_cuando_.jpg

Puede que la respuesta sea sencilla de explicar, pero no fácil de entender. Lo que si es cierto es que lo único que falta para el cese de la usurpación, es que el mundo militar apoye al pueblo venezolano y se subordine a las órdenes de su nuevo Comandante en Jefe, el presidente (e) de Venezuela Juan Guaidó. Y para materializarlo, habrá que retomar la triste historia de la FAN en pleno socialismo del siglo XXI. Necesario es advertir que la institución militar venezolana hoy no es otra cosa que los despojos que quedan de esta plaga roja rojita. El respeto a los rangos, el espíritu de cuerpo, el apresto operacional, el pundonor militar están totalmente distorsionados, cuando no desaparecidos. En no pocos casos, obedecen más a un sargento que a un general, a un cubano que a un venezolano, inclusive, a un jefe de colectivo antes que a un oficial de carrera. Una realidad producto de un proceso de desnaturalización y corrupción que llegó con Chávez en 1998, en su afán de contar con un brazo armado que le asegurara su permanencia en el poder por tiempo indefinido. Como todo lo realizado por esta revolución, la inteligencia al servicio de la dominación y del mal. ¿La FAN está totalmente destruida? Es la pregunta que nos viene a la mente luego de varias semanas esperando que ellos den un paso al frente colocándose del lado de la ley haciendo honor al juramento de servir, proteger y hacer cumplir la Constitución, tomando una clara posición ante la invasión cubana y la usurpación por parte de Maduro. Sin embargo, no podemos ignorar que sí hemos visto pronunciamientos de diferentes efectivos militares de diversos rangos que han manifestado su apoyo al presidente Interino Juan Guaidó y por ello resalto dos puntos específicos: Es cierto la FAN está destruida, desarticulada por la vigilancia cubana, la corrupción y el hambre, sin embargo, sería injusto negar que en la misma todavía existan funcionarios con criterio, con principios y que no han sido contaminados aún. Probablemente no tantos como quisiéramos, pero los hay. Guste o no, esos serán los encargados de recuperarlas el día de mañana. Por los momentos, se confunden con los bandidos que las dirigen. Ojo, es importante que se entienda bien: esos funcionarios serán valiosos el día después de la salida de Nicolás Maduro. No podemos esperar de forma indefinida por el quiebre de algo que ya está totalmente fracturado y que, por las razones antes expuestas, sigue funcionando al servicio del mal. Sin embargo, la amnistía ofrecida por la AN y por el propio presidente Guaidó, el acompañamiento del pueblo venezolano, el beneplácito de la comunidad internacional y hasta la posibilidad de unirse de forma automática a los operativos inherentes a la ayuda humanitaria, deberían ser suficiente motivación para estimular un nuevo posicionamiento militar. Es por ello que, esa ley de amnistía debe tener fecha de caducidad. ¿Negociación? No tengo ninguna duda que la salida de Nicolás Maduro es inminente. Las conversaciones sobre los términos de su salida se realizan desde hace días, lo que pasa es que en esa mesa también está sentado el gobierno cubano y por ende la potestad de decidir, como siempre, no le pertenece a Maduro. Las condiciones hasta ahora impuestas por los jefes cubanos han sido inadmisibles a pesar de la flexibilidad con que se ha intentado resolver este desalojo. Maduro y Cuba, elevaron el costo de salida cuando colocaron las barricadas en el puente de Las Tienditas, obligando a quienes acompañan la ayuda humanitaria a forzar la entrada en vez de pasar con el consentimiento de los dueños de casa. La dictadura cubana sabe que los próximos en la lista de desalojos son ellos, por eso intentan a toda costa posponer ese momento, utilizando a Maduro y sus delincuentes para exigir garantías que le brinden a Cuba algún tiempo más de estabilidad y la posibilidad de recostarse al gobierno recién estrenado de López Obrador, pues saben que en Venezuela sus días están contados. Cabría invitar a Nicolás Maduro y sus adláteres a repasar un poco la historia universal contemporánea, sobre todo la de aquellos países cuyos dictadores recibieron del gobierno norteamericano, hoy uno de nuestros principales aliados, la oportunidad de una salida decente, en términos que les habría permitido vivir tranquilos y sin carencias lo que les quedaba de vida y más, tal y como se les está ofreciendo hoy a ellos. Quienes en su momento rechazaron esta oferta, hoy no viven para contar la historia. Y a las pruebas me remito recordando a Saddam Husseim, Anuar El Gadafi, Slobodan Milošević quienes, entre otros, padecieron la enfermedad del poder que los hizo creerse invencibles y terminaron como todos sabemos. Mi recomendación Nicolás, es que no te inmoles por quien nunca lo haría por ti. Acepta los términos que razonablemente se te ofrecen y ponle un final menos trágico a esta pesadilla. Volviendo con Guaidó.- Al presidente (e) Juan Guaidó tenemos que ayudarlo porque está rodeado de alimañas, tan peligrosas como a las que visiblemente combate. El presidente encargado ha resultado carismático y transmite seguridad en sus acciones, aunque obstinadamente insiste en dirigirse a los militares pidiendo obediencia. Sin querer imponer criterios, considero que ese tono debe ser cambiado por una orden clara y definitiva. La apertura del canal humanitario junto a la remoción de las barricadas colocada por los paramilitares pagados por Maduro y dirigidos por Freddy Bernal, para que los contingentes con la tan ansiada ayuda puedan pasar. Lo más probable es que no obedezcan en un primer momento, y es por eso por lo que anteriormente mencioné que debemos poner un límite de tiempo al decreto de amnistía. Cada vez me convenzo más de que hay que organizar una coalición militar con los aliados internacionales para que ingresen al suelo venezolano y de modo resuelto acompañen la distribución humanitaria. En ese momento estoy seguro que, otro gallo cantará y los militares que hasta hoy obedecen al usurpador Nicolás Maduro y su cúpula militar, comenzarán a obedecer al presidente (e) Juan Guaidó ante la evidencia de un nuevo orden en Venezuela. Obviamente los aliados no ingresarán mientras los extremos legales no estén cubiertos y para ello es necesario que, no solo lo pida el presidente (e) Juan Guaidó sino que lo autorice la Asamblea Nacional, de conformidad al artículo 187.11 del texto constitucional. Aquí el ojo y la presión de todos los ciudadanos tienen que recaer en el comportamiento de los señores diputados. Que nadie se llame a engaños, de esta pesadilla no saldremos pacíficamente. Freddy Bernal tiene organizada la resistencia en la frontera, por eso amigos míos, solos no podremos contra la fuerza militar irregular comandada por este veterano. Necesitaremos una coalición profesional y muy bien equipada para controlar esa resistencia y para reprimir cualquier foco de perturbación que promueva la organización criminal cuyas raíces quedarán en algunos sectores del país y para recomponer a Venezuela. The post ¡Hasta cuándo!/ ¿El cese de la usurpación para cuándo? appeared first on El Carabobeño .

Alejandro Montenegro Banco Activo

About

Categories: Uncategorized