oficina pdvsa la estancia sabana grande Abel Resende//
Canciones de la II Guerra Mundial en el Miami City Ballet
oficina_pdvsa_la_estancia_sabana_grande_abel_resende_canciones_de_la_ii_guerra_mundial_en_el_miami_city_ballet.jpg

El público de hoy quizás no pueda imaginar lo que las Andrews Sisters representaron para Estados Unidos, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial, cuando este trío de hermanas, que armonizaban las canciones de la era del jazz en los 1940, tuvieron un hit clásico para todas las eras el Boogie Woogie Bugle Boy … Se bailó en toda Latinoamérica y en el mundo entero, con una coreografía complicada llamada jitterbug. En el baile, el compañero lanzaba a la muchacha por los aires y entre las piernas y los pies se movían como luego al Twist de los 1960, y el disco de los 1970. Las hermanas Andrews eran hijas de padre griego y madre noruega, cuyo apellido era Andreo, americanizado a Andrews. Pero no fue solo el Boogie woogie lo que las lanzó a la fama, eran multiculturales, con canciones en Yiddish, polkas, ritmos latinos y caribeños, como el calypso de Trinidad de la canción Rum and Coca Cola -aunque ese es un trago cubano, el Cuba Libre-, y el Tico Tico , de origen brasileño. Además una rumba muy sabrosa e internacional, Say Sí Sí, con la música de Para Vigo me voy . Muchos años más tarde, en 1991, el coreógrafo Paul Taylor decidió crear un ballet en torno a nueve canciones de las Andrews Sisters en forma de una revista teatral. Cada una es una historieta que tiene su interpretación en la danza. Y el Miami City Ballet decidió incorporar el ballet a su repertorio en 2009. Ahora que acaba de fallecer Paul Taylor en agosto, este ballet que lo honra le da título al primer programa de la temporada. Una muchacha cuya primera experiencia en MCB era ese mismo año 09 fue invitada a ser parte del cuerpo de ballet y ahora, nueve años más tarde, es una de las principales en el mismo haciendo el papel de la joven trinitaria en la sección de Rum and Coca Cola . Es la brasileña Nathalia Arja, que bailará además en Concerto Barocco . Otro ballet en el programa será Concierto de Piano Número 2 de Chaicovsky, Ballet Imperial , ambos de George Balanchine. Nathalia Arja ensayando el ‘Piano Concerto No. 2’ de Chaikovsky coreografiado por George Balanchine. ALEXANDER IZILIAEV Miami City Ballet Nathalia fue educada desde los cinco años en la Escola de Danca Alice Arja por su propia madre en Río de Janeiro, de donde ella procede. Desde que la vimos bailar en el Cascanueces de Balanchine, en 2009, sabíamos que tenía un futuro estelar. Es una de esas personas que nacieron con el talento para bailar y se han esmerado en aprender la técnica. Su versión del papel que hace en Rum and Coca Cola es simpática. “Lo que yo hago representa a una muchacha que juega con todos los hombres, ella hace el solo, y mientras tanto los muchachos están mirándola, ella responde: sí, pero no. Los mira y levanta la falda, no dando mucho la idea. Ella sabe que a los muchachos les encanta”, cuenta Nathalia. “El representante de Paul Taylor, Patrick Corbin, que vino a ensayarnos, dijo que las Andrews Sisters no sabían lo que significaba la letra, ni a qué se refiere”. Corbin fue el Johnny original en Company B. Lo cierto es que la letra es muy sugestiva: Since the Yankee come to Trinidad/ They got the young girls all goin’ mad/ Young girls say they treat ‘em nice/ Make Trinidad like paradise. En Rum… la bailarina aparece como la hija de una prostituta, que sin embargo tiene cierta inocencia. “Ella es una niña, no es sucia, en ningún momento del ballet hay cosas que sean sucias”, aclara Nathalia. “Y se puede hacer de muchas formas, hacer el lado inocente de ella, porque el movimiento ya da el mensaje, ya lo dice todo, igual pasa en todos los pasajes, por ejemplo en el Boogie él termina muerto. Es romántico, es triste, es gracioso, tiene todas las emociones, no es solo ballet”. Jeanette Delgado y bailarines del Miami City Ballet en Company B de Paul Taylor, con canciones de las Andrews Sisters. ALEXANDER IZILIAEV Miami City Ballet Uno de los leitmotifs del ballet es precisamente la serie de muertes recurrentes, según reseña Anna Kisselgoff en The New York Times de noviembre de 1991, cuando se estrenó. Ella dice que este no es un ballet nostálgico de la década del 1940, sino más bien crítico de la hipocresía y el puritanismo en América. Nathalia bailará el primer día en Concerto Barocco, de Balanchine, con música de Bach, un gran contraste con los ballets de Paul Taylor. “Yo bailaba en Brasil El lago de los cisnes y Don Quijote, al estilo Vaganova”, cuenta la bailarina, “y después que llegué aquí tuve que hacer un cambio completo, los brazos, los pies, la coordinación, tuve que empezar el ballet todo de nuevo, era el estilo Balanchine. En las coreografías de Balanchine no solo los principales bailan, todo el cuerpo de baile tiene que bailar. No creo que pueda volver a ser clásica, me encontré con el neoclásico de Balanchine, y aquí me quedé”. Sin duda, será un programa para todos los gustos. Company B, por Miami City Ballet, viernes 19 y sábado 20, 8 p.m. y domingo 21, 2 p.m., Adrienne Arsht Center. MCB Box Office, 305.929.7010, 877.929.7010 Toll Free, y venta de grupos: 1-877-929-7001, [email protected]

About

Categories: Uncategorized