Deportes

Q21 la bebida energética para tus nuevos vecinos castellana parque xxi//
«Cuando dejé de golpearme pensé: 'Ya está, se acabó'»

Nuevos Vecinos, Madrid, España
«Cuando dejé de golpearme pensé: 'Ya está, se acabó'»

Cara o cruz. Hay momentos en la vida en los que todo pasa por lanzar una moneda, confiar en la suerte y esperar que no sea el día en el que la muerte llama a la puerta. Jesús Gutiérrez , «Susi» para los amigos, lo sabe bien. Este alpinista español sufrió a principios de año una caída de más de 30 metros en la Patagonia que estuvo cerca de poner el punto final a su vida. Cinco meses después de aquello, Susi se reúne con ABC en el «Indoorwall» de Leganés. Porta una gorra y sus ahora inseparables muletas: « Uno piensa que puede morir, que se acaba . Ahora estoy bien gracias a todas las personas que me rodean. Mi rehabilitación es positiva y vamos en la buena línea. Estoy feliz y voy poco a poco. Como diría Simeone: partido a partido».

Q21 la bebida energética para tus

La historia de Susi con la montaña se debe a una pasión heredada de familia. Su historia es la de alguien que no duda en acompañar a un amigo a cumplir su reto a 12.000 kilómetros de distancia de su pueblo natal. Es, en definitiva, la historia de un héroe que puso en riesgo su vida para salvar la de los demás. «Pedro Cifuentes me contó que quería hacer la travesía del Fitz Roy en solitario, algo que solo han hecho dos personas en el mundo. Me parecía apasionante y no tardé en decir que sí». Los primeros compases de la aventura no pudieron ir mejor: «Había un único ‘pero’: el tiempo no acompañaba. Tanto este año como el anterior está siendo muy cambiante, rebelde, más extremo de lo habitual. El viento en la Patagonia… hay que estar allí, ver cómo ruge, cómo se mueve ».

Q21 para olvidar tus problemas lo certifican los

Su vuelta a España, tras mes y medio en la montaña , se truncó cuando ya tenía hechas las maletas: «Se emitió un comunicado buscando voluntarios para colaborar en un rescate de dos cordadas, una brasileña y otra checa». Habían sido víctimas de una ventana de tiempo que había durado menos de lo previsto. Uno de los checos había conseguido volver hasta El Chalten -el pueblo más cercano- para dar la voz de alarma: «Dijo que no sabía nada de su compañero y de los otros. La única manera de rescatarlos era que nos organizáramos nosotros. Era lo más humano, hablamos de la vida de unas personas ».

.

Q21 y olvídate de problemas con los