Deportes

Exmilitares explican por qué las FAN se debaten entre la lealtad, la corrupción y el deber (VIDEO)

Héctor Sarmiento, primer sargento y oficial retirado de la Guardia Nacional Bolivariana, entró -y salió- de ese cuerpo militar en Venezuela, inspirado por el ejemplo de su padre: “La Constitución establece que la Guardia Nacional esté encargada del orden interno del país”, reseñó Voz de América .

Por Celia Mendoza y Rosa Tania Valdés

Ahora, desde su exilio en Cúcuta, Colombia, mucha nostalgia por lo que un día fue, resume los días de este hombre que quiere volver a una fuerza armada distinta.

“Yo estaba enamorado de la Guardia Nacional“, dijo Sarmiento en entrevista a la Voz de América .

“Desde que el régimen entró al gobierno en el año 1998, se acabó en la Fuerza Armada la meritocracia, se acabó el respeto, se acabó la disciplina”, dijo a la Voz de América el exmilitar exiliado en Cúcuta #Colombia , Héctor Sarmiento. https://t.co/AXrrZgIjcp pic.twitter.com/ZS9dD7KqKW

Voz de América (@VOANoticias) June 12, 2019

“Yo siempre estaba inclinado a pertenecer a la Guardia Nacional de #Venezuela por sus funciones de resguardo nacional”, dijo el exmilitar Héctor Sarmiento. La #VOA tiene testimonios de exoficiales exiliados en #Cúcuta #Colombia . https://t.co/AXrrZgIjcp pic.twitter.com/k0RmNm6XbP

Voz de América (@VOANoticias) June 12, 2019

Su tono de reproche sigue mientras cuenta que, -en más de dos décadas de gobierno socialista en Miraflores-, la fuerza armada retrocedió, pasando de ser el orgullo de la nación a un cuerpo politizado, corrupto y donde la meritocracia y la moral militar fueron barridas, -comenta-, por una ideología en función de la supuesta “lealtad” al sistema político instalado en Caracas desde 1998.

“Nunca me gustó la corrupción (…) Lo que yo aprendí dentro de mi formación no era lo que se veía en el mundo real”, dijo.

Explicó que con frecuencia fue trasladado de unidad por no cumplir las expectativas de sus jefes.

“Choqué muchas veces con mis superiores cuando pedían cosas que estaban fuera del marco legal (…) pedían cuotas, pedían beneficios personales”, aseguró.

El exmilitar venezolano Héctor Sarmiento, exiliado en #Colombia , conversó con la Voz de América acerca de la corrupción dentro de la Fuerza Armada en #Venezuela : “Lo que aprendí en mi formación no era lo que se veía en la vida real”. https://t.co/AXrrZgIjcp pic.twitter.com/sNpbFZ0Tgo

Voz de América (@VOANoticias) June 12, 2019

Y es que cuando el mundo mira hacia Venezuela, su fuerza militar agrupada en el Ministerio del Poder Popular para la Defensa, es probablemente la institución que mejor muestra la polarización y pone al descubierto las disímiles incógnitas que se ciernen sobre la nación sudamericana en crisis.

La coexistencia de dos gobiernos paralelos, el que lidera el presidente en disputa Nicolás Maduro, y la gestión del líder opositor encargado, Juan Guaidó, no han hecho más que mostrar las fortalezas y las fallas de una fuerza armada en la que está puesta la esperanza de unos y otros, situados a ambos lados en la contienda por el poder en Venezuela.

Cuatro exoficiales exiliados en Colombia ofrecieron sus testimonios recientemente a la VOA. Son parte de los cientos de militares, -activos o no-, que dejaron el país después del 23 de febrero pasado, cuando Guaidó los convocó a seguirlo en la ruta de derrocar a Maduro.

¿Qué pasó con los pilares?

Sarmiento, que es oriundo de Carabobo, -la ciudad donde tuvo lugar una de las más importantes batallas de la Guerra de Independencia de Venezuela en junio de 1821-, dice que la disciplina, la obediencia y la subordinación son los tres principios de la Fuerza Armada venezolana.

“Estos tres pilares se han ido quebrantando desde que el régimen entró al gobierno”, dice y menciona al fallecido expresidente de Venezuela, Hugo Chávez: “Hizo cosas que eran indignantes”. Asegura que desde entonces fueron reclutados y ascendidos personas sin requisitos, por el solo hecho de respaldar al chavismo.

“El respeto entre la Fuerza Armada de #Venezuela se perdió (…) el proceso de igualdad fue mal empleado, se perdieron la disciplina, la obediencia y la subordinación”, dijo a #VOA Víctor Mérida, exmilitar exiliado en #Colombia . https://t.co/AXrrZgIjcp pic.twitter.com/pOv2eenCYV

Voz de América (@VOANoticias) June 12, 2019

El exmilitar Daniel Archer, de 26 años y también exiliado en Cúcuta, Colombia, dijo a la VOA que desde la carrera militar era visible el retroceso en cuanto a la doctrina militar: “No tomaban en cuenta los ascensos por mérito, sino (…) por sencillamente decir (consignas como) ‘Chávez vive’, ‘Patria Socialista o Muerte, ‘Independencia y Patria Socialista‘”.

“En la carrera militar no tomaban en cuenta los ascensos por méritos” sino por lealtad al gobierno fundado en #Venezuela por el fallecido Hugo Chávez, dijo a la #VOA el exmilitar Daniel Archer. “Esa fue causa de muchas deserciones” https://t.co/AXrrZgIjcp pic.twitter.com/ao3JA2IK14

Voz de América (@VOANoticias) June 12, 2019

Había que proclamarse, -dice Archer-, chavista y “estar comprometido con la revolución” para ser bien visto. “Los generales llegaban a las escuelas y decían que los cadetes tenían que ser chavistas”, recuerda Archer.

Lea el reportaje completo en Voz de América