Internacionales

Chile tildó de “alucinaciones” los señalamientos del Gobierno sobre complot

El canciller de Chile remarcó que su país quiere una “transición pacífica en Venezuela”, y seguirá ejerciendo presión diplomática para que Maduro deje el poder

El canciller chileno, Teodoro Ribera, tildó este jueves de “alucinaciones” las acusaciones de Caracas que involucran al gobierno de Sebastián Piñera en un complot contra el presidente Nicolás Maduro.

“Yo creo que son alucinaciones, nosotros no participamos en golpe de Estado, dijo el diplomático a la emisora W Radio en el marco de la Asamblea General de la OEA que tiene lugar en la ciudad de Medellín.

Ribera respondió así a las afirmaciones del ministro de comunicación de Maduro, Jorge Rodríguez, quien vinculó el miércoles a los gobiernos de Chile, Colombia y Estados Unidos en una presunta intentona que incluía el asesinato del líder chavista, señaló Afp.

Según Rodríguez, al menos seis personas han sido arrestadas por el supuesto golpe de Estado que involucraba la proclamación de un general retirado como mandatario.

El ministro de comunicaciones presentó el testimonio de uno de los involucrados -el teniente Carlos Saavedra- y grabaciones de videoconferencias como pruebas de la supuesta intentona.

Lea también: Detenido en Sevilla un militar de la comitiva de Jair Bolsonaro con 39 kilos de cocaína

El canciller de Chile remarcó que su país quiere una “transición pacífica en Venezuela”, y seguirá ejerciendo presión diplomática para que Maduro deje el poder.

Chile forma parte del Grupo de Lima — conformado actualmente por 13 naciones latinoamericanas y Canadá — que reconoce al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino y aboga por una solución pacífica a la severa crisis económica y política en Venezuela.

El país petrolero enfrenta la mayor crisis de su historia moderna, a raíz del colapso de su economía y una feroz pugna de poder entre Maduro y la oposición liderada por Guaidó.

De acuerdo con la ONU, un cuarto de la población venezolana -equivalente a siete millones de personas- requiere atención humanitaria urgente, mientras cuatro millones emigraron desde 2015 debido a la debacle económica.

 

 

Foto: Agencia