Internacionales

El barco humanitario Sea Watch seguirá sus operaciones en el mar

Nuevos Vecinos, Madrid, España
Este 2 de julio llegará el único eclipse solar total del 2019

La ONG alemana Sea Watch dijo el martes estar determinada a continuar sus operaciones de rescate de migrantes en el Mediterráneo “si es necesario con un nuevo navío” tras el arresto en Italia de la capitana del barco humanitario “Sea Watch 3″.

“Vamos a seguir haciendo respetar los derechos humanos en el Mediterráneo y vigilando de cerca la Unión Europea, si es necesario con un nuevo navío, si el nuestro (el “Sea Watch 3″) sigue bajo secuestro”, aseguró Ruben Neugebauer, uno de los responsables de la organización en una rueda de prensa en Berlín.

Neugebauer dijo a la prensa en Berlín que el hecho de que Alemania, uno de los “países más ricos de la Unión Europea”, no intervenga de modo oficial en esta situación es “una vergüenza”.

Además, aludió a la Constitución de Alemania para asegurar que en ella “hay párrafos muy claros” respecto a la obligación de asistencia en casos similares a los de los migrantes rescatados en el mar Mediterráneo.

“En última instancia, el responsable es (el ministro italiano de Interior, Matteo) Salvini, el gobierno de Alemania y las autoridades europeas”, insistió este portavoz, quien calificó de “absurda” la situación a la que se tienen que enfrentar las ONG que rescatan inmigrantes en el mar.

En cuanto al choque con una lancha de la Guardia di Finanza italiana en el puerto de Lampedusa -por lo cual Carola Rackete fue arrestada acusada de “resistencia o violencia contra un buque de guerra”- la ONG alegó que lo que fue “ilegal” fue impedir que el barco atracara.

Neugebauer insistió en que el barco de la ONG necesitaba más espacio para maniobrar en su operación de atraque, que lo hizo a la mínima velocidad posible y que más bien Sea Watch tiene la sensación de que fue la lancha la que pudo en realidad “provocar” un accidente.

“Barril de pólvora” El barco con 40 migrantes a bordo era como “un barril de pólvora” y estaba “justificado” que su capitana lo atracara en el puerto italiano de Lampedusa“, dijo hoy en Berlín un portavoz de dicha organización. 

“La situación de emergencia que declaró la capitana estaba justificada”, alegó Chris Grodotzski, portavoz de la ONG, quien añadió que era “absolutamente necesario” desembarcar en un puerto seguro a los migrantes que llevaba a bordo el barco.

Representantes de la ONG dijeron en la capital alemana que Rackete ”no es la única responsable” de lo ocurrido.

“La situación había empeorado tanto que se necesitaba un puerto seguro. La capitana estaba obligada a ello”, agregó a la prensa otra portavoz de Sea Watch, Marie Naas

“Necesitamos una solución política y solidaria”, reclamó Naas, quien hizo responsable de las condiciones en las que se encuentran las ONG que, como la suya, rescatan a inmigrantes en el Mediterráneo central, tanto a la Unión Europea (UE) como al gobierno de Alemania en su caso concreto.

Tras atracar el barco de Sea Watch en Lampedusa, Rackete fue trasladada a Agrigento, donde fue interrogada por orden del fiscal jefe, Luigi Patronaggio, quien aseguró que la capitana “no actuó en estado de necesidad”.

Justo lo contrario de lo que dijeron en Berlín los portavoces de la ONG alemana, quienes dijeron que los migrantes a bordo del barco, que llevaban allí 16 días tras haber sido rescatados en el mar, empezaban a no fiarse de los propios tripulantes de la embarcación.

Grodotzski contó que aunque cada día se informaba a esas personas los de que se estaba intentando llevarles a un puerto seguro, al demorarse la solución hubo una “pérdida de confianza” por parte de ellos.

Sea Watch y otras organizaciones recogieron “más de un millón” de euros gracias a varias colectas en línea para cubrir los gastos de justicia de Rackete.

(Con información de  EFE y AFP)