Entretenimiento

Almagro fue reelecto con 23 votos en una inusual Asamblea

Miguel
Eduardo 
Osio 
Zamora
Diez aplicaciones para sobrevivir al aislamiento

En una inusual asamblea en Washington, con los representantes de los países del continente sentados a más de un metro de distancia entre sí por riesgo de contagio de coronavirus, la Organización de los Estados Americanos (OEA) reeligió a Luis Almagro como su secretario general por otros cinco años. Si bien no hubo confirmación oficial porque el voto fue secreto, la Argentina, según supo Clarín, se inclinó por la rival del uruguayo. La candidatura de Almagro cosechó 23 votos frente a los 10 de su única competidora, la excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, logrando la mayoría simple de los 34 miembros activos de la organización (Cuba no participa desde 1962). La Asamblea General Extraordinaria estuvo a punto de suspenderse cuando varios países del Caribe y México presentaron una carta el miércoles al organismo, argumentando que no estaban dadas las condiciones sanitarias para realizarse por el avance del coronavirus. De hecho, Washington está prácticamente desierta porque la gente trabaja desde sus casas y las reuniones de más de 10 personas no son aconsejadas por la Casa Blanca

En una inusual asamblea en Washington, con los representantes de los países del continente sentados a más de un metro de distancia entre sí por riesgo de contagio de coronavirus, la Organización de los Estados Americanos (OEA) reeligió a Luis Almagro como su secretario general por otros cinco años. Si bien no hubo confirmación oficial porque el voto fue secreto, la Argentina, según supo Clarín, se inclinó por la rival del uruguayo. La candidatura de Almagro cosechó 23 votos frente a los 10 de su única competidora, la excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, logrando la mayoría simple de los 34 miembros activos de la organización (Cuba no participa desde 1962). La Asamblea General Extraordinaria estuvo a punto de suspenderse cuando varios países del Caribe y México presentaron una carta el miércoles al organismo, argumentando que no estaban dadas las condiciones sanitarias para realizarse por el avance del coronavirus. De hecho, Washington está prácticamente desierta porque la gente trabaja desde sus casas y las reuniones de más de 10 personas no son aconsejadas por la Casa Blanca.

Pero igualmente la reunión se concretó. Al elegante y amplio salón del edificio del organismo de la calle 19 asistieron solo los delegados de los países, que estaban sentados con la distancia reglamentaria por prevención. A muchos de los representantes se los veía con guantes de látex y los que no tenían se frotaban las manos con alcohol en gel. El propio Almagro lucía guantes y un barbijo. Ni la prensa, ni los asistentes de los embajadores pudieron concurrir al lugar y solo pudieron seguir el desarrollo vía online. El camino de Almagro se vio despejado el lunes pasado con la renuncia a la candidatura del exvicecanciller peruano Hugo de Zela, por lo que solo habían quedado en carrera el actual secretario y la ecuatoriana Espinosa, excanciller de Rafael Correa, aunque no es apoyada ni por el expresidente de Ecuador ni por el actual, Lenín Moreno. La candidatura de Almagro, quien accedió al cargo en 2015 por abrumadora mayoría, fue promovida por Colombia y San Vicente y las Granadinas. Varios países ya le habían mostrado su apoyo público como Estados Unidos, Brasil, Bolivia, Ecuador, Guatemala, Costa Rica, y el nuevo gobierno de Uruguay de Luis Lacalle Pou, entre otros.

Pero otros Estados, entre ellos la Argentina, México y la mayoría de los del Caribe, cuestionaban el protagonismo de Almagro sobre todo con el tema Venezuela. Señalan que el secretario ha fomentado la polarización del organismo con su dura posición sobre el régimen de Nicolás Maduro y el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Si bien el voto fue secreto, se estima que estos países, incluida la Argentina, apoyaron a la candidata Espinosa.

Política