Política

¿En el Psuv como que si se alborota el avispero? ¿Diosdado pasa a la ofensiva?

Suelo decir que mis análisis, entre los tantos defectos y deficiencias de los cuales padecen, están los de mirar y escuchar desde muy lejos

Aparte que, por la edad misma, mi visión y audición están limitadas. Por ejemplo, justamente, por el oído izquierdo, casi no escucho, lo que hace que los sonidos me lleguen muy confusos

Cuando digo que escucho y miro desde lejos, quiero decir también exactamente que me faltan informantes de primera mano y entonces debo guiarme por la rosa de los vientos y las señales de humo. Además, la pandemia y la vejez misma que, es una limitante importante, pues pocos buscan a los viejos y estos, más si no tienen capacidad de movilización, se van quedando aislados. Y los jóvenes que suelen tener buena información, pese poco sepan qué hacer con ella, no son dados a compartirlas con los viejos

Y esto le resta demasiado valor a muchas de las predicciones o premisas que uno maneja. Lo confieso y eso es bueno lo sepan quienes se toman el trabajo de leerlo a uno

Entonces, quien esto lea, debe atenerse a lo que ya dije

Si algo vengo observando desde hace un tiempo, y hasta con cierta claridad, es que Diosdado como si viene perdiendo fuerza en la carrera y está dejando de llamar la atención. Tanto parece esto así que, como antes he dicho, en algunos de mis artículos, suelo ver el “Mazo Dando”, por lo menos hasta que el de El Furrial termina de leer y comentar la cartelera. Si bien es verdad, como una vez lo dije dirigiéndome directamente a él, quienes le diseñaron el programa parecen ser enemigos suyos, para no decir una cosa hiriente, pues lo banalizaron y pusieron en un nivel que no se corresponde con su rol de vicepresidente del Psuv, segundo de abordo en el aparato burocrático, que en ese entonces era presidente de la ANC y en general en lo que implica la herencia de Chávez, no obstante lo veo, junto con mi compañera, para enterarme de algunos detalles que él mismo proporciona al comentar, la mayoría de las veces con simple ironía

Pero, en las tres últimas semanas, no lo hemos visto. ¿Saben por qué? Porque se nos ha olvidado y pese lo viejo, somos dos memorias

Y esto tiene un gran significado. Como que Diosdado, ya no estuviera en nuestro interés y eso debe estarle pasando a mucha gente

En Anzoátegui, hasta donde sé, el significado, peso o poder político que ejercía en los tiempos de Aristóbulo Istúriz, le fue arrebatado y esto si lo sé, porque estando como estoy, como demasiado cerca, me lo han dicho

Si bien es verdad, Diosdado, todavía ejerce como vicepresidente del partido y además de su programa de los miércoles, aparece los lunes declarando a la prensa en aquel rol, dado que siendo Maduro el presidente del mismo y de la República, ese espacio debe darle, es como demasiado obvio que el verdadero segundo de abordo, ascendido un poco discretamente – a lo mejor soy como muy comedido – es Jorge Rodríguez. Y además, no hay duda que su hermana, la señora Delcy Rodríguez, quien lleva más tiempo que nadie en la vicepresidencia, también da muestras de haber recuperado la fuerza que antes había perdido, cuando Diosdado obligó que “el Partido Somos Venezuela”, dejara de serlo y lo convirtieran en un simple programa gubernamental, con expresión en el programa Patria, con la muchachada de la “Chamba juvenil”, dado que el Frente Francisco de Miranda que fue de Elías Jaua, perdió peso y vigencia. Ahora, “Somos Venezuela”, vuelve asomarse como Partido y, al parecer, Diosdado ha optado o se ha visto obligado, por lo menos, como a hacerse el loco

Pero lo que nos ha influido y hasta determinado a hacer estos comentarios son las declaraciones de dos altos dirigentes del Psuv, de lo que suelen llamar el “ala militar”, la que siempre se asocia a Diosdado. Por esas declaraciones, que son, como dije antes, en mí “un mirar y escuchar desde lejos” y con todas las limitaciones ya referidas, percibo como que Diosdado y los suyos sienten que intentan desplazarlos de sus espacios y por eso dan la extraña sensación de quien se queja de algo. Dijo Francisco Ameliach, hace dos días, palabras más o menos, y digo esto porque internet no me ayuda a localizar sus declaraciones para citarle textualmente, que, eso de la independencia de los poderes no existía en ninguna parte. Y agregó que se trataba de una simple división de funciones. Sentí que se quejaba de algo, pero con suma delicadeza, como cuando a uno se pisa un testículo

Cuando leí aquello, que no era la crítica que tradicionalmente se ha hecho, como que los poderes del Estado, de alguna manera quedan atrapados por quienes a este manejan, tanto como para que el Poder Legislativo. Judicial y Ejecutivo, siempre corran en llave. Tanto que hasta en EEUU, esos poderes siempre encuentran la forma de coincidir con lo que convenga al gran capital, pese en cosas de menor significación hasta pudieran hasta llegar a las manos, sino como una queja contra alguien, alguno de los poderes que estaba saliéndose del carril o haciendo algo contra alguien. Y según lo dicho por Ameliach, no se podría hacer, porque no se tenía independencia para eso. Cada “poder”, lo pongo entre comilla porque el juicio de Ameliach a eso obliga, pues según él, dejaría de ser un poder, sólo era un ente para cumplir determinadas funciones. Él no lo dejó claro, pero supongo que debe actuar según le indiquen de algún lado. En este caso no sé si el Ejecutivo, donde despacha Maduro o el partidista donde quien manda es Diosdado

Hoy, esta mañana, leí unas declaraciones del diputado Pedro Carreño, quien hasta donde sé es también de los hombres de confianza de Diosdado, contra el TSJ. Desdice mucho de ese organismo y hasta habla de personas que allí imponen su criterio sin prestarle atención a quien están obligados a atender

Si uno compara lo dicho por Ameliach, de manera apenas sugerida, con lo dicho como demasiado contundentemente por Pedro Carreño, estaríamos hablando de una seria discrepancia entre quienes manejan el gobierno y aquellos que tienen, por lo menos de manera formal, un significativo poder dentro del partido

A aquella imagen de Diosdado que parece difuminarse, tanto que a uno, como su seguidor en el programa “Con el Mazo Dando”, se le está olvidando que los miércoles va al aire, el desmesurado avance y espacio que toma Jorge Rodríguez y su hermana, se agrega esta inesperada queja como a dúo, pese cada quien haya cantado por separado y con una letra diferente, pero en el fondo con lo mismo, expresada por dos hombres que según la percepción general forman parte de las fuerzas de Diosdado

Pareciera, visto y oído desde lejos, con un oído malo, que en el Psuv se sienten pasos y berrinches. Y particularmente, Diosdado o su gente, han decidido pasar a la ofensiva a reclamar sus espacios, dado que hay quienes, como dijese Ameliach, no respetan que no hay independencia, sino distribución de funciones y, en consecuencia, nadie puede ponerse a hacer lo que se le ocurra sin la venia respectiva

Pero hay algo más trascendente, los de Diosdado comienzan a hacer algo a lo que no estaban acostumbrados, crítica pública a quienes ejercen el poder, como pasando por alto aquello que han llamada la “lealtad”