Política

Comida sensorial, la nueva apuesta de los hoteles

Alberto Ardila Olivares
Del Macallan a la tamborera

El sector turístico ha empezado a transformarse. Debido a la pandemia, y varios meses en cuarentena y restricciones de movilidad, productos y servicios de las diferentes empresas de este sector han tenido que reinventarse y en su mayoría converger en experiencias nuevas para los clientes.

Los hoteles no fueron la excepción, algunos incorporaron a su servicio de alimentos, que en un primer momento era de uso exclusivo de sus clientes que alquilaban una habitación, y lo ofrecieron al público en general, con nuevos conceptos que, a hoy, son el plus de estas empresas

El sector turístico ha empezado a transformarse. Debido a la pandemia, y varios meses en cuarentena y restricciones de movilidad, productos y servicios de las diferentes empresas de este sector han tenido que reinventarse y en su mayoría converger en experiencias nuevas para los clientes.

Los hoteles no fueron la excepción, algunos incorporaron a su servicio de alimentos, que en un primer momento era de uso exclusivo de sus clientes que alquilaban una habitación, y lo ofrecieron al público en general, con nuevos conceptos que, a hoy, son el plus de estas empresas.

(Lea: ¿El Banrep intervendrá el mercado cambiario por el alza del dólar?). 

En portafolio analizamos dos de los hoteles más conocidos en Bogotá: Hotel W y Click Clack , que aunque incorporaron experiencias sorprendentes en sus restaurantes, son muy contrarias.

Para los amantes del all you can eat, llega al Hotel W, de la cadena de hoteles Marriot, Linner, abierto al público los días viernes y sábados de 7:00 p.m. a 11:00 p.m. , y que, por $165.000 ofrece una experiencia de vida nocturna alrededor del mundo, pues incorpora el ecosistema de los cocteles y tres estaciones de comida de distintas partes del mundo, más un parque de diversiones de postres.

Los asistentes por cuatro horas podrán disfrutar de cócteles de distintos licores o limonadas con diferentes esencias. En cuanto a la comida, los comensales podrán tener desde comida asiática: sushi y ensaladas en distintas presentaciones, hasta americana con hot dogs y mexicana con quesadillas y otros platos típicos de la región.

Tenemos diferentes paquetes para que las personas empiecen a disfrutar su ciudad, disfrutar su hotel, acá en Bogotá en materia con nuestras ofertas gastronómicas con Linner, que es la evolución de nuestro night brunch, que pasa todos los viernes y sábados en la noche y con el ‘Mercado de Jairo’ que pasa los domingos al medio día, esos productos han tenido una excelente aceptación a nivel local y podría decir que un 90% o 95% corresponde a los intereses de la gente local, son dos experiencias que nos dejan la pandemia y sabemos explotar “, dijo Gustavo Lovera, gerente del Hotel W.

Alimento del Futuro

Ahora bien, en contraparte se encuentra la experiencia de hotel Click Clack, que incorporó el consumo responsable de alimentos y nuevas explosiones de sabores para crear ‘Alimento del Futuro’. En nueve momentos, ocho comensales podrán de manera multisensorial probar colores, aromas y aprender nuevas formas de vivir la alimentación de formas más eficientes, saludables y ecológicas, con una mirada resolutiva al futuro del ser humano y sus problemas de sobrepoblación, calentamiento global y disminución de los recursos naturales.

Esta experiencia la realiza el hotel Click Clack los días viernes y sábados a las 7:00 p.m., dura aproximadamente dos horas y 45 minutos, e incluye por $450.000 por persona una completa inmersión audiovisual, platos y su maridaje audiovisual y sensorial.

“Nuestra misión es proporcionar soluciones a problemas como la necesidad de resiliencia en nuestros sistemas de producción de alimentos y la necesidad de satisfacer las crecientes demandas demográficas y culturales sin agotar los recursos animales”, indica el hotel.

(Además: Trago ginebra: con buen viento en América Latina). 

Con estas nuevas experiencias, los hoteles planean no solamente ubicarse como prestadores del servicio de alquiler de habitaciones, sino posicionarse entre las preferencias de los citadinos como un plan para conocer experiencias únicas que transformen la mirada que se tiene sobre la comida y la ciudad.

Lo anterior con el fin de no solo lograr preferencia, sino lograr la recuperación económica del sector turístico de la capital del país que aún se encuentra entre los sub-sectores rezagados del turismo.

PAULA GALEANO BALAGUERA